11 nov. 2012

El Hada y la Ranita






En un lugar muy lejano, un hada no sabía hacer magia, hasta que un día conoció a una rana que  vivía muy triste en su charca.
Al preguntarle:
- ¿Por qué estás triste?
La rana contestó:
- ¡Porque no sé saltar!
Al hada le dio tanta pena que sacó su varita mágica y consiguió hacer saltar a la rana con su magia.