23 ene. 2013

Un viaje al antiguo Londres










































Fue 1954 "el año oficial" en que los autobuses Routemaster, comenzaron a rodar por las calles y avenidas londinenses. El propósito de su entrada en circulación era sustituir a los trolebuses de la capital.
El Routemaster emblemático, además de su color rojo característico, exhibía morro prolongado como un camión, tenía una sola puerta —trasera y siempre abierta— desde la que se prolongaba la escalera a arriba, y llevaba un cobrador (en inglés “conductor”), que con inconfundible acento británico vocea las paradas.
A pesar de haber servido a los londinenses durante más de medio siglo, hoy están desapareciendo junto a las también típicas cabinas rojas. 
Desde aquí nuestro pequeño homenaje.