17 feb. 2013

Despacito, despacito....



La tortuga que anduvo tanto tiempo 
y tanto vio con sus antiguos ojos;
la tortuga que comió aceitunas
del más profundo mar;
la tortuga que nadó siete siglos
y conoció siete mil primaveras;

la tortuga blindada contra el calor 
y el frío, contra los rayos y las olas;
la tortuga amarilla y plateada,
con severos lunares ambarinos 

y pies de rapiña;
  la tortuga se quedó aquí durmiendo,
y no lo sabe.



Fragmento de "La Tortuga". Pablo Neruda