10 jun. 2013

Mi Perrita Noa


Esta mañana en la cama
me he despertado soñando
que me encontraba en la selva
y un bicho me estaba ahogando.
Gritando muy asustado
me he levantado de un salto,
me he dado un gran coscorrón,
el bicho me está mirando.

No se trataba de un tigre,
ni de un feroz oso pardo,
ni de una serpiente gigante,
ni tampoco de un leopardo.
  
Ni de un diablo de Tasmania,
ni de un rinoceronte blanco,
ni de una pantera negra,
ni de un lobo de colmillos largos.

Era mi fiel perra Noa
que como todos los días
me despierta a lametazos
y me da los buenos días.
(http://www.encuentos.com)                                                                                                                                    Cuento de María Alonso Santamaría